Solo queda frío

  • 0

Y de nuevo pasó, de nuevo junto a mí, a escasos centímetros tuyos, pero cien leguas de tu corazón. Nuestros labios se acercan, se cruzan, pero se estrellan en las mejillas. Tu mirada me ve, la mía también, pero en la primera oportunidad se desvían.

Sin duda este frío es lo mejor que podemos esperar después de acabar con el calor que nos unía.
Qué pena tan grande lo que pudo ser y no fue. Que desastre estrepitoso intentando actuar con normalidad ante ti. Que grande fuiste en mi vida y que grande eres en mis recuerdos. Y que pequeños y escasos los momentos en los que muestras que en algún momento yo también te importé a ti.

Tú decidiste tu camino, yo me vi abocado a elegir uno para mí. Qué nos tendrá deparado el futuro, no lo sé, tampoco me importa. Vivo mi presente construyendo algo más grande de lo que los dos vivimos juntos, algo mejor, algo más auténtico, y sobre todo, algo que no se rompa con el paso de los años. Espero querida enemiga que tu estés con los mismos quehaceres, porque el tiempo y la vida no se explican con pasados felices o futuros mejores, solo se explican disfrutando de un presente que duré eternamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario