La máscara perfecta

  • 0
¿Que te pasó? Podría culpar a las copas, o quizás podría culpar a esa idea arraigada tuya de que la vida es solo una y hay que vivir el presente. 

¿Te paso algo? O simplemente dejaste de lado la máscara perfecta de amabilidad y sensibilidad que te cubría, para dar paso a tu lado más cruel e hiriente.


No te culpo, te entiendo. Es más fácil seguir al egoísmo y profesar un amor propio hasta el final de los tiempos, que entregarse en cuerpo y alma a una persona humana. Es más fácil creerse un cuento de hadas o la película de Pretty Woman que poner los pies sobre la tierra y ver que el amor al igual que las personas evoluciona y se adapta a las circunstancias. Amiga mía, es muy difícil de entender que las mariposas en el estomago no son eternas. Que las flores y los bombones forman parte del siglo pasado. O simplemente, que el amor muchas veces duele.

Tal vez pueda aconsejarte sobre que distorsionar la realidad para hacerla ver como deseabas es quizás tu mayor mal.

Ahora eso si, no intentes devorar mis pensamientos con ideas infantiles sobre castillos y princesas. No intentes justificar tus aciertos con mis errores. No intentes creerte en superioridad moral por el mero hecho de hacer las cosas a tu manera.  Y sobre todo no intentes entender porque yo, pese a todo, te siga queriendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario