Está de moda

  • 0
Está de moda hacerse selfies en solitario con el único fin de ofrecerlos o compartirlos en un escaparate social cuyo único fin es aumentar nuestro ego creyendo que somos únicos o mejores que el resto.

Pero no está de moda valorar y compartir los buenos sentimientos, esos que no se ven en fotos, pero que acompañan nuestro día a día con pequeños gestos que denotan amabilidad y amor.


Está de moda sumarse a grandes causas como el maltrato a la mujer, el maltrato a los animales o a la ayuda a los niños con cáncer. Pero no lo hacemos buscando soluciones reales a esos problemas, únicamente nos limitamos a compartir fotos, imágenes o vídeos en las redes sociales que demuestren que estamos en contra de esos actos (¿alguien no lo está?) y así entrar en ese grupo de gente molona y súper-concienciada que jamás moverá un dedo por cambiar el mundo.

Pero no está de moda ayudar al prójimo o al desvalido, ese ser que quizás vive en nuestro mismo portal, o ese que fue nuestro amigo en la infancia. Y sobre todo no está de moda si no podemos alardear de ello entre nuestro circulo de contactos de Facebook, Twitter o el largo etc. en el que vivimos enganchados actualmente. 


Está de moda criticar todas las tradiciones pasadas, e intentar cambiar de pensamiento a gente  de larga edad. Creyendo que ser coetáneos es ser lo mismo que haber vivido las mismas experiencias. ¿Acaso nuestros mayores vieron y vivieron nuestra misma y cómoda realidad?

No está de moda la tolerancia universal, si para minorías que han estado perseguidas y cohibidas en el pasado y que ahora gozan de plena libertad para expresarse sin ningún miedo. Hablo de la tolerancia hacia aquellos grupos que han existido durante muchos años y con los que ahora no compartimos nuestra forma de pensar. Y llevamos nuestra intolerancia hacia el extremo más oscuro con el fin de destruir esos grupos por el simple hecho de que sus ideas son diferentes a las nuestras. 


Esta de moda dejarse llevar por impulsos mal medidos que sacien a nuestro ego hasta perder todos nuestros valores innatos.

Por el contrario no está de moda ser fiel a nuestros valores, ni decir no a la tentación con el fin de mantener nuestra vida sin hacer daño a los demás. Cualquier tentación que perjudique a un tercero no debería ni siquiera pasarnos por la cabeza


Está de moda ser feliz, y compartirlo para que la envidia del resto nos haga aún más felices. 

No está de moda compartir nuestros miedos, preocupaciones, problemas o sentimientos. Y no está de moda porque compartirlos nos convertiría automáticamente en seres marginados de los que a sociedad huiría.

Quizás deberíamos dejar de intentar estar siempre a la moda para hacer cosas que de verdad nos llevaran hacia un mundo más moderno.


No hay comentarios:

Publicar un comentario