Enganchados a las mariposas

  • 0
No es raro que algún amigo o amiga comparta contigo su emoción, su estado pletórico, o esa sensación de mariposas en el estomago consecuencia de su sentimiento de amor. Y esta circunstancia es mucho más probable si este amor es de reciente formación.


Y es que las llamadas "mariposas" nos crean un estado de bienestar absoluto. Nos hacen conscientes de un todo global que se reduce a la unión de dos almas gemelas . Nos abren puertas nuevas de sensaciones que antes permanecían cerradas. Nos complementan y nos dan energía para afrontar un nuevo día. Nos motivan, nos ilusionan y nos crean planes de futuro. Nos ayudan a justificar la unión física de dos cuerpos desnudos. Y sobre todo nos hacen sentirnos felices.

Pero al igual que las buenas drogas duras el efecto de las mariposas tiene fecha de caducidad. Aunque es cierto que no disponen de un fecha concreta para estar caducas, se puede decir que pasado el primer año de relación esta sensación se va apagando lentamente hasta llegar a desparecer.


Ciertos soñadores o hipócritas consigo mismos dirán que, si es la pareja perfecta las mariposas deberán durar eternamente

Aunque cualquier persona que lleve años en esto del amor, te dirá que es prácticamente imposible mantener vivas esas mariposas en tu interior. Y seguramente te aconsejarán que aprendas a vivir con las cada vez menos abundantes mariposas, adaptándote a los cambios y sabiendo aprovechar todas las oportunidades que se presenten para intentar despertarlas aunque solo sea momentáneamente.

Aún así, hay personas que están realmente enganchadas a esas mariposas que a todos nos recorren el cuerpo cuando empezamos una relación. Y por consiguiente buscan de manera desesperada ese ansiado estado de ánimo, aunque para conseguirlo no duden en sacrificar lo necesario.

¿Qué es lo necesario? Pues seguramente la propia pareja. Prefieren estar solos y solas para estar abiertos ante nuevas posibilidades que les hagan llenar ese vacío interior. Repitiendo la jugada indefinidamente con el único fin de sentirse bien. Este estereotipo de persona las podríamos denominar "Yonkis de las Mariposas".








No hay comentarios:

Publicar un comentario