Un palo más

  • 0
Aquí estoy, delante del ordenador a escasos minutos de entrar oficialmente en la fecha que agrega un palo más a mi edad. No se, he comenzado a escribir por si me surgía la inspiración, pero quizás ya he realizado demasiados exámenes de conciencia para descubrir algo nuevo o sorprendente esta vez. Pero aún así.. allá vamos!!

Y van 28 años. Que no son pocos. Y aunque muchos dirían "Quien los pillara!!", para mi esos 28 cada vez suenan más como canción de ultima hora de un bar de copas. La cual disfrutas con mucha intensidad, pero pleno en tus facultades sabes que en cualquier momento dan las luces para invitarte a que te marches. Y aunque me duela reconocerlo, cada cosa tiene su edad.



Ojala nunca dejara de ser joven para poder salir de fiesta o por lo menos no estar desentrenado en trasnochar acompañado de buenos amigos y buenas compañías. Ojala nunca me viera desde el otro lado del espejo preguntándome ¿Donde vas?. Y sobre todo, ojala que nunca cambie mi forma de ser y mi predisposición para enfrentarme a una gran noche de fiesta. y desenfreno. Pero levemente noto que me hago mayor, y que cada vez antepongo más la comodidad y el charloteo, a los agobios y músicas con volumen elevado.

Ahora por encima de todo valoro, la amistad. Pero no una amistad cualquiera. Valoro las buenas amistades. Aquellas que se acuerdan de tu cumpleaños sin ayuda de FaceBook. Aquellas amistades que comparten los malos momentos, porque para los buenos siempre hay compañías. Valoro aquellas amistades sinceras y que entienden más allá de sexo, ideologías o religiones. Valoro la AMISTAD con mayúsculas. Si me preguntaran el por qué, mi respuesta seria rápida y concreta: "Porque es un bien que escasea".



Por el lado profesional, sin querer extenderme mucho diré que se han recogido los primeros frutos pero no los últimos de un largo camino de trabajo y sacrificio. Trabajo en solitario y sacrificio en común por parte de todo mi circulo cercano. 

Y que decir del amor. Yo que creía que nunca más me iba a suceder... Y aquí estoy, queriendo con todas mis ganas a la mujer de mi vida. Una mujer que me ha dado todo y no me ha pedido nada a cambio. Una mujer que alimenta mis sueños. Una mujer que tolera y disfruta del niño que llevo dentro. Una mujer comprensiva. Una mujer compañera. Una mujer amiga. Una mujer de bandera con la que quiero pasar el resto de mi vida. Y quiero pasar el resto de mi vida con ella, porque su valentía y coraje son dignos de admirar, porque sus valores son puros y humildes, porque su moral es ferréa. Y sobre todo porque la quiero con todo mi corazón.



Un palo más, que llena mi curriculum de la vida con experiencia demostrable. Un palo más que me da la razón de que cada cosa tiene su tiempo. Un palo más que demuestra que el sacrificio tiene recompensa. Un palo más para dar más sentido a la vida.

28 palos muy bien llevados, que no los cambio por nada del mundo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario